Biografia de Robert Frost en Español

Robert Frost nació en 1874 en San Francisco, California, no nació en Nueva Inglaterra con la que después fue tan asociado. Su padre, William Prescott Frost, Jr., era natural de Lawrence,
Massachusetts, y se graduó en la Universidad de Harvard. No obstante, era muy aventurero y se dirigió a la costa oeste en pos de un entorno más alegre para hacer una carrera de periodismo o
bien la derecho.Frost pasó la mayoría de sus primeros días en la ciudad de San Francisco y regresó a Nueva Inglaterra solo cuando su padre murió en 1886.

La madre de Frost enseñó a la escuela en Salem, New Hampshire, con el objetivo de mantener a su familia. Ella no era una buena profesora, y Frost estaba abochornado de que su madre le
enseñara en una escuela próxima. Le fue bien en la escuela y se sintió atraído a una chica de su clase llamada Elinor blanca. Ella venía de una familia rica. Se graduaron en Lawrence High
School. Cuando Elinor fue a la universidad y Frost se quedó en Lawrence, creyó que ella se había enamorado de otro joven y pidió a su madre que lo dejara entrar en la universidad, pero ésta
se negó. Frost se hallaba en una profunda depresión y se fue a gran cenagal con la intención de suicidarse, pero por suerte fracasó en su intento. Elinor por último accedió a dejar la universidad, y se casaron tras cierta oposición de su familia.
poema
El trabajo de la vida

Frost reunió varios de sus viejos poemas mientras que estaba en Inglaterra y se fue sin informar a David Nutt, un editor del Inglés. A Nutt le gustaban los poemas y acordó publicar la
primera compilación de Frost, de un chico Will (1913). El título, de un poema de Henry Wadsworth Longfellow, sugiere los días de ensueño de la juventud. No obstante, al paso que el libro
hace hincapié en la experiencia de un hombre joven, que incluye una serie de poemas que están conectados de manera directa con la literatura tradicional. El poema más esencial de este
conjunto es “El Juicio por la existencia”, en el que Frost tomó prestado el mito del reciclaje de las ánimas de la Eneida de Virgilio y lo transformó en un poema sobre los humanos que
luchan heroicamente con su ignorancia, sobre sus orígenes y sobre la naturaleza. “Un mechón de Flores,” fue de los mejores poemas del libro, se tomó de un conjunto de poemas rurales y
hablaba sobre la tarea rutinaria de un sitio rural.

Mientras que aún estaba Frost en Inglaterra, publicó su segundo libro de poemas, al norte de la ciudad de Boston en 1.914. Este fue un libro mucho mejor, ya que incluía poemas tan
esenciales como “La muerte del hombre contratado” y “Tras la selección de Apple.” El libro fue en especial bien recibido en Nueva Inglaterra, puesto que los monólogos trágicos eran de forma
distinguida, altífonos de Nueva Inglaterra. A lo largo de este periodo de Frost conectó con el versista Inglés Edward Thomas. Ellos vivían cerca y compartían ciertos conceptos y estilos poéticos. Thomas murió en el frente en la Primera Guerra Mundial.

El tercer libro de Frost se publicó en mil novecientos dieciseis. Fue bien recibido y contenía ciertas mejoras y más habituales poemas de Frost, incluyendo “El camino no tomado” y “Horno de aves.” Sus poemas estaban comenzando a desarrollar una sutileza en la estructura que los primeros poemas no tenían. A Frost le agradaba de manera especial para establecer sus altífonos entre los opuestos o bien opciones alternativas, como lo hizo en “El camino no tomado”.

Frost asentó su familia en una granja en el sur de Shaftsbury, Vermont, y tuvo así menos preocupaciones financieras a lo largo de este periodo. Sus derechos de autor aumentaron, y continuó haciendo dinero con lecturas de poemas y enseñanza. Se estableció lo que se transformaría en una conexión permanente con la Escuela de Pan de Inglés en Ripton, Vermont. Frost trabajó como profesor y fue una fuente de inspiración para aquellos poemas que generó a lo largo del verano. En mil novecientos veintitres, Frost publicó otro libro de poemas, Nueva Hampshire . Contenía algunos de sus mejores poemas, entre ellos, “La necesidad del ser versado en País cosas”, “A cara la Tierra,” y “Alto en el bosque en una noche de invierno .” El libro recibió el Premio Pulitzer de mil novecientos veinticuatro para la poesía.

poesia
Frost reunió otro libro de poemas, West-Running Brook , en mil novecientos veintisiete. En sus poemas recogidos en 1.930 ganó  el Premio Pulitzer mil novecientos treinta y uno para la poesía. La reputación de Frost estaba en su apogeo; era el más conocido y más respetado versista estadounidense de la temporada. No obstante, sus honores por su poesía fueron minados por sus inconvenientes familiares. Su hija, Irma, estaba dentro y fuera de instituciones mentales; su hijo, Carol, se suicidó; y su esposa, Elinor, murió en 1.938. Su matrimonio ya estaba perturbado y como se había alejado de su esposa desde hacía unos años, su muerte fue asoladora para él. Pese a estas contrariedades, Frost prosiguió recibiendo honores y reconocimiento por su poesía. En mil novecientos treinta y seis, fue escogido miembro de la Academia Americana de las Artes y las Letras. El libro de poemas que publicó ese año, con un mayor rango , recibió una serie de comentarios negativos, pero ganó el Premio Pulitzer mil novecientos treinta y siete para la poesía. En mil novecientos cuarenta y dos, Frost recibió su cuarto y último premio Pulitzer.

Se sintió desolado por la muerte de su esposa y los inconvenientes de sus hijos. Katherine Morrison, la esposa del maestro de Harvard Theodore Morrison, se transformó en su secretaria privada y la estableció en un piso en Cambridge, Massachusetts. La relación era tan angosta que Frost le planteó que dejar a su marido y casarse con él. Ella se negó habilidosamente de esta sugerencia tan inapropiada y siguió siendo su secretaria.

Frost publicó una máscara de la razón en mil novecientos cuarenta y cinco y una mascarilla de la Merced en 1947; estas compilaciones fueron como una salida de Frost, puesto que abandonó la lírica para la especulación teológica y desde los altífonos eran figuras bíblicas más bien que en las rurales.

Resumen

Robert Frost era esencial para la poesía de Norteamérica a lo largo de la primera mitad del siglo veinte por la estructura y los temas que trató a lo largo de un tiempo cuando el modernismo fue el modo perfecto de poética dominante. Fue un versista popular, mas jamás sacrificó su arte a fin de que la popularidad. Su estilo era fácil, mas sus estructuras poéticas eran complejas.